Somos la primera consulta de Cirugía Maxilofacial de Galicia, obteniendo el Certificado de Calidad con la ISO 9001
Logo clínicas dentales Dental Área

LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR

LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR REPERCUTE EN LA SALUD DE NUESTROS HIJOS

La salud oral está muy relacionada con los hábitos higiénicos y dietéticos en cualquier edad. Estos hábitos en la edad infantil y en la adolescencia adquieren especial relevancia por las consecuencias sobre la calidad de vida, a estas edades y como adultos.

La alimentación saludable y la actividad física aportan beneficios sobre la salud oral, concretamente en la reducción de caries, lesiones bucales, erosiones, prevención de gingivitis, y en la prevención de otras lesiones derivadas de la carga emocional, entre ellas, las que afectan a la articulación témporo-mandibular.

Diversas investigaciones demuestran que el conocimiento de los padres sobre la alimentación saludable tiene especial repercusión sobre la salud de sus hijos, y es particularmente importante cuando además se pretende evitar el sobrepeso u obesidad infantil.

Cuando los padres y los hijos participan en actividades de educación sanitaria sobre alimentación, los resultados son extremadamente satisfactorios. Nuevos métodos de intervención en educación sanitaria facilitan el acceso al conocimiento de hábitos saludables, en niños y en adultos.

Lograr que los niños se acerquen a unos hábitos saludables forma parte de los nuevos enfoques en educación sanitaria.

Los estudios de investigación muestran mejores resultados cuando la intervención de los padres se realiza sobre los niños en edades tempranas.

Entre las recomendaciones para mejorar la salud de los hijos podríamos señalar:

  • Dar ejemplo a los hijos eligiendo alimentos saludables
  • Evitar comer en horarios separados y comidas diferentes
  • Establecer rutinas en lugar y horario de comidas
  • Colocación del niño en la mesa, en posición cómoda y bien apoyados
  • Favorecer que el tiempo de duración de la comida sea limitado y divertido.
  • Evitar cualquier discusión u obligación en la hora de las comidas
  • Hablar de temas que no tengan que ver con los alimentos
  • Hablar con afecto y escuchar argumentos de los hijos si no les gusta una comida
  • Mezclar alimentos con comidas que más les gusten con alimentos que menos les gusten.
  • Establecer menús semanales, si es necesario con ayuda de un profesional que nos oriente.

Si conseguimos que nosotros y nuestros hijos en el entorno familiar adoptemos hábitos de alimentación saludables, nuestra salud oral, y nuestra salud global mejorará y con ella, nuestra calidad de vida y la calidad de vida de nuestros hijos.
?“Aprender a alimentarse puede ser divertido”. Démonos una oportunidad!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.